La mujer de la bata negra

La mujer de la bata negra

La mujer de la bata negra

Cuento real de terror:

Vivía en la ciudad con mis padres y demás familiares. En verano mis tías se mudaron a un pueblo a 1 hora de la cuidad. Era vacaciones de la escuela, y quise ir a visitarlo a su nuevo hogar, mis primos y yo éramos inseparables ya que nos criamos como hermanos.

Mis padres me llevaron a la gran casa de ellas, era una casa normal, hecha sin plano, tenía un enorme patio, gran jardín y  habitaciones espaciosas. Y era la 2da de 3 casas. Las demás estaban  a kilómetros.

El único camino para llegar a donde mis tías era a orillas del pueblo, un paso angosto y lodoso, cerca estaba la vía del tren y del otro lado un lago un poco seco, que cuando llovía se convertía en un río. Era un camino no agradable, ni imaginarlo de noche.

Me quede ahí con mis primos vacacionando y mis padres se marcharon. Jugábamos sin parar por todos lados, pero siempre de día. Ya cuando tenías varias semanas en casa de mis tías, en el pueblo se proclamo una feria. Uyy que alegría, juegos, golosinas, música y bailes.

El único inconveniente es que debíamos ir a pie, la feria estaba a 2 kilómetros de la casa. Y no obstante volver a pie también. En fin la diversión no tenia comparación de 6 días que se celebro la feria fuimos 4. Pero el último día de la feria llovió sin comparación, en cada gota que caía, solo pensaba que como íbamos a regresar, el lago debería estar hecho un gran río. Mis tías estaban preocupadas pero no nos lo hacían notar.

Cuando paro el agua en eso de las 10:30 de la noche, le pregunte a unas de mis tías como regresaríamos, me dijo, esperaremos una hora mas para que el agua baje, y tomaremos el camino del tren, las vías, a esta ya el no pasa.

Salimos de la feria y todo el camino era brincan charcos, para adelantar el paso subimos a las vías del tren. Cuando llevábamos 1 kilómetro de camino, en el camino angosto lleno de lodo caminaba alguien con dos niños, era la silueta de una mujer, todos nos asustamos, no se trataba de personas de carne y hueso, vestían con batas largas negras, una de mis tía saludo al paso, pero la mujer de negro, no respondió. Pregunte a los niños si venían de la feria y ni voltearon a contestar. Otra de mis tías dijo, adelantemos el paso debe ser la vecina. Que escalofrío sentimos todos, a mas tarde de la media noche, y único camino para llegar la casa. Con mucho miedo seguimos caminando y yo no dejaba de observar hacia el camino, esa silueta tenia algo extraño,  mis primos voltearon a ver y dijeron, ya no están se han ido, pero para donde si no hay mas camino, dudo que entraran al rió, dijo uno de ellos. Mi tía dijo ya olviden eso si sigamos.

Cuando caminamos medio kilómetro mas, no puede ser ahí estaba de nuevo en el camino la señora, ahora si nos dio, cuando nos alcanzo, jamás la vimos pasarnos por el lado, ahora estaba sola y no caminaba, ya todos sabíamos que se trataba de un fantasma, el miedo no me permitía caminar. Calma dijo mi tía mayor, en casa hablaremos del asunto.

Ese fue el camino de mi vida mas largo, que respiro al ver la casa y entrar en ella. Todos estamos callados, nadie se atrevía a poner el tema. Mi tía menor rompe el hielo y dijo, -la vecina no tiene niños, no creo que fuere ella, además es anciana, y esta del camina tenia silueta de mujer joven.

Esa noche amanecí despierto, no puede conciliar el sueño, no creo que nadie en la casa lo hiciera, al otro día temprano mis tías fueron a casa de la vecina a preguntarle si habían salido, ellas le respondieron que no. Le contaron nuestra asustada experiencia en el camino, y la vecina mayor less contó.

‘Que hacia muchos tiempo, una mujer y sus dos niños, tomaron el camino, una fuerte lluvia cayo esa noche, y los niños fueron arrastrados por el río, la madre desconsolada buscaba a sus hijos, y también fue arrastrada por la corriente. Sus cuerpos no fueron hallados. Desde entonces cada noche que llueve ella sale con sus niños, ya muchos pueblerinos lo han visto caminar en el lodo.’

Llame a mis padres para que me fueran a buscar, mis tías semanas mas tarde su volvieron a mudar a la ciudad. Recuerdo todo como si fuera ayer. Los pueblos encierran sus historias, por eso prefiero la ciudad.

Entradas relacionadas en Sitio Fantasma:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*